Un puente en Zaragoza

Publicado el 14 December 2014
Archivado en viajeros | Salir del comentario

Zaragoza es una monumental ciudad, perteneciente a la Comunidad Autónoma de Aragón, en España. Se trata de una ciudad que ha crecido muchísimo en los últimos años, en gran parte gracias a EXPO Zaragoza 2008, la cual tuvo lugar en una zona de la ciudad, básicamente construida para la ocasión; una zona totalmente nueva situada a las afueras, junto a la estación de tren. Esta exposición fue dedicada al agua, y sin duda alguna a Zaragoza el tema le viene de maravilla, ya que desde tiempo atrás se conoce como ciudad del agua, por los ríos que pasan por ella y por su entorno, destacando, sobretodo, el caudaloso río Ebro; el cual forma una parte muy importante dentro de la historia de la ciudad. El clima de la ciudad es bastante frío en invierno, y bastante caluroso en verano, por lo que, quizás, la estación más apropiada para ir a este bonito lugar sea la primavera o el otoño, aunque no hay que olvidar que en estas estaciones las lluvias son bastante comunes y, cuando llueve en Zaragoza llueve bien.

Hablando de cuándo visitar la ciudad, un momento en el que hay que ir alguna vez en la vida es las sonadas Fiestas del Pilar, celebradas en torno al 12 de Octubre, día de la Hispanidad. Son las fiestas grandes de la ciudad, y para ello tienen lugar eventos de todo tipo, desde religiosos, en honor a la Patrona; hasta verbenas; degustaciones; conciertos; desfiles de gigantes y cabezudos… Son unas fiestas fantásticas, y aptas para todas las edades. Se puede llegar a ella de diferentes maneras: por carretera, sobretodo gracias a la N-II, la cual comunica Madrid con Barcelona, pasando de camino por esta ciudad; en tren de cercanías o en AVE, llegando hasta la estación de las Delicias, una estación de grandes dimensiones; o también en avión, pues Zaragoza cuenta con un aeropuerto a unos 10 Km. de distancia del centro de la ciudad. Zaragoza se ha convertido en una ciudad bastante turística y, no es para menos, puesto que cuenta con numerosas obras de arte para ver. Es la sexta ciudad más turística de toda España.

La mejor forma de descubrir esta localidad es a través de su bus turístico, sin duda. Existen tarjetas tanto de 24 como de 42 horas de duración, las cuales se pueden comprar en cualquiera de las oficinas de turismo existentes en la ciudad. Estos autobuses te llevan por toda la zona monumental de Zaragoza, y en el propio autobús te van contando parte de la historia de la ciudad, mientras disfrutas de las bellas vistas de esta. Puedes subir y bajar tantas veces como quieras dentro del tiempo correspondiente a tu tarjeta. Con esta tarjeta, se obtienen también entradas a muchos de los monumentos de la ciudad y, también tienes derecho a diversas visitas guiadas. Es un lugar histórico, por el que numerosas culturas pasaron y dejaron su huella: romanos, visigodos, musulmanes, cristianos…

Sobre lo que hay que ver, claramente lo más conocido es la Catedral del Pilar. No hay que olvidar que muchísima gente va hasta Zaragoza única y exclusivamente por este motivo. La verdad es que merece la pena, porque es un lugar precioso. Es un templo barroco que reúne obras de diversas épocas, entre las que cabe destacar unas pinturas de Goya, en una de las cúpulas de la Basílica. Tampoco hay que olvidar que en la Guerra Civil Española tres bombas impactaron contra este templo y, sin embargo, ninguna de ellas explotó, increíble pero cierto. En el interior de la catedral se venden, además, las famosas cintas del Pilar, bendecidas, algo que todo fiel no puede olvidar en su paso por esta preciosa obra de arte. Otra obra de arte inigualable es la Catedral de San Salvador o La Seo, construida sobre una antigua mezquita. Se encuentra a muy poca distancia de la otra catedral, aunque hay que decir que acceder a esta suele ser bastante complicado, porque no se permite el acceso a su interior durante cualquier tipo de celebración, así que mejor planificar bien la visita. Tampoco podemos pasar por alto la visita a La Aljafería, uno de los monumentos más importantes de la arquitectura hispano-musulmana del siglo XI. Es un edificio realmente precioso, el cual puede recordar en ciertos aspectos a La Alhambra o a la Mezquita de Córdoba. Otros lugares que no hay que perderse son: la Lonja; la Real Maestranza; el Puente de Piedra que cruza el Río Ebro, del siglo XV; el mercado; la Puerta del Carmen… También son numerosos los museos que alberga la ciudad, tales como el Museo de Zaragoza, el Museo de las Termas Públicas de Caesaraugusta, el Museo del Foro de Caesaraugusta, el Museo Diocesano de Zaragoza, etc. En cuanto a lugares, la Plaza del Pilar es una maravilla. La catedral la da un toque único, sin duda; pero también las estatuas dedicadas a Goya, la fuente de la Hispanidad, la bola del Mundo situada en la Plaza, los edificios que rodean a esta, sus comercios… Es única. Además, de forma habitual suele haber diversos eventos en ella. Obviamente, la nueva zona construida para el evento de EXPO Zaragoza 2008, también puede ser visitada. Está compuesta por un gran parte, por el que se puede pasear tranquilamente, montar en bicicleta…; así como con numerosos edificios, los cuales fueron pabellones en la exposición, y que hoy en día algunos son oficinas u otros permanecen vacíos. Por esta zona también pasa el teleférico y, aunque es una zona muy moderna, que poco tiene que ver con la Zaragoza monumental, también tiene su encanto, visto desde un punto de vista diferente. Cerca de esta zona se encuentra también otro atractivo punto turístico: el Acuario de Zaragoza. Para alojarnos en la ciudad podemos encontrar alojamientos de todo tipo, y en todas las zonas de Zaragoza. El centro es la zona de precio más elevada, como es obvio. Justo aquí se encuentran los hoteles que más año llevan en la ciudad, y los hay de todas la categorías. Ya más en las afueras tenemos sobretodo hoteles de alta categoría, pensados en su mayor parte para empresarios, porque no hay que olvidar que Zaragoza tiene una gran importancia en el turismo de ferias, reuniones y congresos. En definitiva, hoteles para cualquier ocasión, para todos los gustos y, cómo no, para todos los bolsillos. Nada como disfrutar de Zaragoza y sus tapas, algo muy típico en la zona, sobretodo en el centro. Hay muchísimos bares de tapas, en los que, eso sí, la tapa se paga a parte, no va incluida en el precio de la bebida. Hay varias zonas de tapas en la ciudad, que son: la Plaza Santa Marta, la zona de la Magdalena, la zona San Miguel y la zona de El Tubo. Para comer en condiciones se puede entrar en alguno de los muchos restaurantes que alberga la ciudad, sobretodo por la zona del centro. Hay de todo, desde comidas típicas de la región, pasando por bufetes, restaurantes de comida rápida, pizzerías o asiáticos. En cualquiera de ellos seguro que se come de maravilla. Por supuesto que nadie se puede ir de Zaragoza sin antes comprar unas frutas de Aragón o unos caramelos de la Virgen del Pilar. ¡Riquísimos! Resumiendo, Zaragoza es una ciudad que derrocha cultura, arte y modernidad. Tiene de todo, y por ello no hay que perdérsela.

Comentarios

No hay mas respuestas