Un Domingo en Navacerrada

Publicado el 26 May 2011
Archivado en Madrid | 1 comentario

Un munipio pequeño pero muy acogedor que desprende belleza a raudales y que se encuentra a pocos kilómetros de Madrid es Navacerrada. Podría considerarse como uno de los grandes tesoros de la Sierra de Guadarrama por su belleza y por las amplias posibilidades de ocio que posee en todas las épocas del año y ahora en primavera más aún. Y es que los contrastes de luz que la nueva estación nos regala son idóneos para dotarle de nuevos e interesantes matices. Descúbrirlos pasando el domingo recorriendo sus calles y descubriendo sus amplias ofertas para pasar un día espectacular.

Pese a que hay 52 km de distancia con la capital de España, merece la pena visitarlo. Pasaréis un domingo entrañable en un lugar privilegiado. Y es que el entorno que le rodea es digno de mencionar. Una buena idea para comenzar el domingo es pasarse por el tradicional Mercadillo de Antigüedades del municipio, donde se pueden adquirir reliquias de infarto por unos precios que merecen la pena y que tiene lugar cada domingo por la mañana.  Este mercadillo se celebra en la explanada de la Avenida de Madrid, situada en una de las entradas del municipio. Si os acercaís tendréis la  oportunidad de descubrir uno de los rastrillos más entrañables de la región madrileña.

De este modo veréis reliquias que merecen realmente la pena, caminareis un rato y abrireis el apetito para degustar de las delicias que ofrecen los varios restaurantes de la localidad. En ella podreis degustar de comida tradicional, carnes de la Sierra del Guadarrama y hasta la mejor comida italiana. Y es que Navacerrada cuenta con uno de los mejores restaurantes de esta modalidad, el restaurante Rompicapo. Sus platos son exquisitos y los precios son increiblemente económicos.

Una vez hayáis degustado las delicias gastronómicas que se ofrecen en Navacerrada, podréis aprovechar para caminar por sus calles y obsequiar a la vista con unas de las mejores y más bonitas edificaciones de la Comunidad de Madrid. Vereis como las casas de la zona son bellísimas.  Además, de este modo bajaréis la comida de un modo muy agradable.

Y para finalizar la jornada del domingo podeis aprovechar para acercaros hasta el pántano de Navacerrada y admirar las bellas aguas y vistas que la acompañan. Veréis como habrá merecido la pena la visita.

Comentarios

Una respuesta para “Un Domingo en Navacerrada”

  1. Alberto on May 26th, 2011 2:48 pm

    Desde luego que para mí, ir a Navacerrada y comer en Rompicapo son algo sin lo que no puedo estar!

No hay mas respuestas