Passage du Gois, una carretera muy peculiar

Publicado el 31 October 2016
Archivado en Con encanto | Salir del comentario

Mount Saint Michel es mágica la montaña que se convierte en isla cuando sube la marea del Atlántico y el istmo o lengua de tierra que lo une queda totalmente cubierto, pero esto no es lo más curioso. Al otro lado de la península de Bretaña, se encuentra el estuario del Loira y  una de las islas de la costa atlántica francesa más pintorescas la de Noirmoutier. Esta es una isla, independiente con dos accesos que la conectan con el resto de Francia.

Uno es el del puente de la Fosse. El otro es muchísimo más curioso y único, pero también intermitente, y ahí su encanto. Se llama el Passage du Gois, y es una carretera con más de 4 kilómetros de largo que permanece sumergida prácticamente todo el día.

025_001

De hecho, puede llegar a estar incluso cuatro metros por debajo de las olas. La carretera, que se permite ser atravesada en coche, a pie o en bicicleta, está operativa no más de dos veces al día, y siempre coincidiendo con los momentos de bajamar.

Todo tiene su riesgo y en ocasiones algunos coches se han quedado atrapados. No se permite la entrada en ningún otro momento, y el paisaje absolutamente. Los horarios se van anunciando en paneles informativos que se actualizan a diario pero algunas veces algún imprudente no hace caso a las advertencias. Para evitar que algún despistado se quede atrapado en la carretera  hay colocadas diferentes torres de rescate, a las que uno puede subirse y esperar a ser rescatado por los servicios de salvamento. La mejor manera de llegar es desde Nantes, que se encuentra a poco más de una hora en coche.

Comentarios

No hay mas respuestas