Hollóko

Publicado el 11 November 2011
Archivado en Europa | Salir del comentario

Hollóko es un pintoresco pueblo ubicado a una distancia de 99 kilómetros de Budapest, capital de Hungria, en pleno corazón del macizo Cserhát que nos traslada a una Hungria que hasta hace muy poco tiempo aún existía, la Hungria con fuertes raíces rurales.

Hollóko es un pueblo mítico, designado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, a la vez que es una de las más populares atracciones turísticas de Hungria.

El pueblo, destruido varias veces y creado por última vez en el año 1909 después de un incendio, aún conserva su estructura original y su arquitectura característica que lo ha hecho famoso. Las casas de Hollóko, hasta comienzos del siglo XX tenían sus techos de paja (hoy reemplazadas por tejas), y aún conservan sus típicos balcones, con barandas de madera y los techos de aguilón.

Su casco antiguo incluye unas cincuenta viviendas y edificios clasificados, incluyendo la antigua iglesia católica del pueblo construida en el siglo XIX, con el campanario en madera, que es su edificio más característico.

Pero no es solo la imagen del pueblo lo que despierta el interés de sus visitantes. También lo son el Museo de Muñecas, el Museo de la Aldea, el Museo Postal, y su centro de artesanías. Además, Hollóko conserva desde hace siglos tradiciones que lo hacen un pueblo bastante especial. En la actualidad mujeres y niños siguen vistiendo los trajes tradicionales del lugar, aunque eso ocurre solamente para ir a misa los domingos y en las fiestas tradicionales.

Uno de sus atractivos turísticos es poder disfrutar de sus paisajes y para ello lo mejor es alquilar un vehículo todoterreno para así no tener problemas con el terreno abrupto de los alrededores.

Hollóko no es un pueblo reconstruido ni tampoco un museo al aire libre. No, se trata de un verdadero pueblo, como el tuyo o el mío, pero donde las mujeres han tomado la responsabilidad de vestir sus trajes tradicionales, aunque solo sea para sus fiestas más importantes.

Hollóko cuenta con un castillo del siglo XIII bastante bien conservado, al que se puede acceder a través de un sendero muy bonito. El lugar está bastante apartado del bullicioso pueblo y es ideal para pasar una jornada en tranquilidad disfrutando del entorno. Cada año, a mediados del mes de agosto, se realizan torneos medievales donde se escenifican combates históricos, se escucha música, hay bailes, títeres y diferentes manifestaciones folclóricas.

Comentarios

No hay mas respuestas