Fin de semana en Bilbao

Publicado el 13 November 2011
Archivado en Euskadi, Pais Vasco | Salir del comentario

Es muy cómodo acudir a Bilbao en un fin de semana y pasarlo allí  visitando por ejemplo las exposiciones permanentes del Guggenheim o cualquier otra que habitualmente se presenta aunque sea de forma esporádica. Tan solo la vista externa del museo, enclavado como está en la ría del Nervión ya merece la pena. Además de eso, llegada la hora de comer, en el propio museo podemos disfrutar de una carta de autor. Para pasear y mirar escaparates tenemos la Gran Vía de Bilbao, su principal eje comercial. Y para la tarde noche lo mejor, sería mi propuesta, acercarse a alguno de los muchos pueblos con encanto que tiene Bilbao en sus alrededores. Es la mejor forma de cambiar el ámbito urbano por el marinero: Lekeitio, Bermeo, … Ondárroa.

Dista 65 kilómetros de la capital. Su Casco Viejo es uno de sus lugares más entrañables, tiene un sabor medieval y marinero inconfundible con calles estrechas y empinadas. donde se vislumbra el puente viejo sobre el río Artibai. Lástima que fue bombardeado en el 36 y que después una riada se lo llevo casi por completo.  También nos llamará la atención la Torre de Likona, del siglo XV. Se trata de la clásica construcción fronteriza, en su estilo una de las más antiguas de Euskadi.

En cualquiera de sus restaurantes podremos cenar un pescado de primerísima calidad y perfectamente cocinado.

Al día siguiente tranquilidad y un rápido y buen regreso a casa. Los vuelos baratos es lo que tienen. Te permiten salidas frecuentes en las que desconectas del todo y casi ni te cansas.

Comentarios

No hay mas respuestas