Algo más que fines de semana en Benidorm

Publicado el 14 December 2014
Archivado en viajeros | Salir del comentario

Benidorm, localidad valenciana que bebe del Mediterráneo, está fuertemente vinculada al mar, por sus playas, sus torres, su gastronomía. Y es que Benidorm es una opción turística de lo más completa pues no sólo tiene cultura sino ocio y naturaleza marina.

En plena costa se encuentran los vestigios de lo que fue un castillo de origen musulmán y que hoy ha pasado a llamarse el Balcón del Mediterráneo o elMirador de la Punta del Canfali, una gran roca que divide dos playas es la base de la fortaleza que se construyó como método de defensa contra piratas desde su construcción, en el siglo XIV hasta el siglo XVI. Relativamente cerca, la innovación arquitectónica diseñada por R. Bofill que supone el Parque de L’Aigüera, un pulmón verde en el corazón de Benidorm con edificios rompedores, como el nuevo Ayuntamiento, paseos verdes y dos auditorios. Anteponiéndose a este nuevo estilo tan peculiar, en el casco antiguo encontramos el Carrer dels Gats, una calle con todo el sabor tradicional de la antigua ciudad marinera. Junto a ella, la casa consistorial que se encuentra en la plaza de las Canalejas y la Iglesia de San Jaime (siglo XVIII). Ésta se fundó cuando la Virgen del Sufragio, patrona de Benidorm fue encontrada en 1740. En este año comenzó a construirse la iglesia, edificación que tardaría 40 años en completarse. Se encuentra en lo alto del cerro Canfali (cerca del Balcón del Mediterráneo que hemos comentado anteriormente). Para pasar un día en la playa disfrutando de este lado del mediterráneo, la playa del Mal Pas, que aunque no es especialmente grande, merece la pena –y excepto en los meses de julio y agosto no suele estar demasiado llena.

Para pasear cuando cae la noche, el Paseo Marítimo de la Playa de Levante, con sus apenas dos kilómetros de largo, se llena de vida cuando se oculta el sol. Por otro lado,  ningún lugar es tan mágico como el Paseo marítimo de la Playa de Poniente, con sus casi tres kilómetros de largo. En él, el Parque de Elche, un paseo que se desarrolla entre dos hileras de palmeras que vienen de la localidad que le da el nombre. En la playa de Poniente se encuentra además el yacimiento arqueológico de Tossal de la Cala, que data de los siglos III a.C. a I a.C., demostrando así la pronta presencia de vida en esta zona y, por ende, la gran antigüedad que tiene el municipio de Benidorm. En la Punta de les Caletes encontramos otro hallazgo de gran de importancia histórica, la Torre Punta del Cavall, que data del siglo XVI y está declarada bien de interés cultural. Por desgracia, apenas se conserva poco más que su base, aunque las imágenes que se consiguen desde allí, merecen la pena visitarla, sobre todo al atardecer. Para ir de compras por Benidorm y si buscas una opción diferente, nada como los mercadillos que suelen colocarse algunos días de cada semana en distintos puntos del municipio: mercadillo de Foietes, que se monta los miércoles por la mañana, mercado El Cisne que se centra en las antigüedades principalmente y se monta los sábados y domingos por la mañana y el mercadillo Pueblo, que se monta los miércoles y domingos por la mañana. En resumidas cuentas, Benidorm se alza como el destino turístico de Levante por excelencia con hermosas playas, opciones culturales e históricas y mercadillos en los que pasar un buen rato. ¡Buen viaje!

Comentarios

No hay mas respuestas